OSKIA F.: EDUCADORA SOC. Y PSICOPEDÁGOGA

“La sesión con Ana fue impactante, el cuerpo habló de nuevo sobre los límites que pongo. En este caso eran límites con la comida y mi madre. Sentí empacho, angustia, tristeza… continuado de una tranquilidad conmigo misma y mi cuerpo. Fue un acompañamiento dulce, cercano, cariñoso…me sentí escuchada en un tema que hace años me hubiera costado contar. Volví a observar creencias que tengo y que condicionan hoy en día mi relación con la comida. Hay que comerse lo que te ponen, no saber decir que no a una madre insistente, agradecer lo que cocinan comiendo sin poner límite…. el trabajo fue breve pero intenso, relevó otros trabajos que tengo que hacer en terapia. Diría que es complementario a mi terapia, te da un empujón para darte cuenta de donde viene el conflicto interno. Gracias Ana”